asturias 
"…un pueblo que no ama su pasado es un pueblo sin sentido, sin conciencia y lo peor presa fácil para sus enemigos…"

Miguel Ángel Asturias, Premio Nobel 1967

 

boton cont

Maestro de maestros

   Nacido el 14 de abril de 1831, en Santa Cruz de Tenerife en Islas Canarias, España. Fueron sus padres José María Fernández Díaz del Castillo y doña María del Rosario Ferraz de Paz. Realizó sus estudios primarios en la Escuela Real de Santa Cruz de la Palma, una de las Islas Canarias, interrumpió sus estudios en esa casa de enseñanza al tener que emigrar a la isla de Tenerife, ahí fue discípulo del excelente maestro don Juan Lorenzo Ferrer. El pequeño Valeriano continuó sus estudios en la Escuela privada de "Don Leonardo", en esa escuela leyó el Libro de  los niños, de Martínez Rosa, "único bueno, a juicio mío, en aquella escuela donleonardina" recordaría, muchos años después, don Valeriano en sus escritos.

   Se deduce de lo anterior, que don Valeriano, desde muy niño dio muestras de su extraordinaria precocidad intelectual, además de tener contacto con personas de indiscutible formación humana; estas fueron modelando su pensamiento, a muy corta edad. El niño Valeriano Fernández, ya con una sólida preparación cristiana, nutrido por las ideas educativas de Rousseau, y reforzado su intelecto con la máxima obra de la literatura española, del inmortal Cervantes, no cabría duda, de que solo se esperaba  lo mejor de su talento.

   Los estudios secundarios, los realizó en el Instituto de Segunda Enseñanza de Sevilla, realizando al mismo tiempo, un curso de Lengua Griega en la Escuela del Ángel. Después de finalizar sus estudios de Bachillerato en Segunda Enseñanza, partió hacia la ciudad de Madrid en 1853, bien recomendado por sus profesores, a proseguir estudios en la Universidad Central de la capital española. Educado en una de las mejores universidades de España, el señor Fernández  perteneció a la pléyade de discípulos que dejó uno de los más distinguidos profesores y pensadores de España, don Julián Sanz del Río, fundador del Kraussismo español.

   El grupo de brillantes jóvenes universitarios que preparó ese eminente profesor, fue notable en la política y en las universidades europeas. Graduado en la Universidad de Madrid de Doctor en Filosofía y Letras Patrias y Licenciado en Derecho, con un dominio completo del griego, latín y otros idiomas extranjeros.

   El 8 de abril de 1868, después de haber ocupado algunos cargos en la enseñanza, fue nombrado catedrático Supernumerario de la asignatura de Lengua Griega en la Facultad de Filosofía y Letras de Universidad de Sevilla. Luego fue designado catedrático en la Universidad de Madrid. 

    Para esos años, coincide por vez primera, el interés del Gobierno de Costa Rica por tratar de adquirir profesores extranjeros para dirigir colegios de enseñanza secundaria en el  país. El  ilustre Presidente de la República en esa época, don Jesús Jiménez, contrató un grupo de excelentes profesores para dirigir el Colegio San Luis Gonzaga de la cuidad de Cartago y un Colegio o Escuela Normal de San José, que el señor Jiménez estaba dispuesto a establecer. El Gobierno encargó esa comisión a su Cónsul en Madrid, don Milton Luján, quien logra contratar para ese fin, al doctor Valeriano Fernández Ferraz, cuya influencia en la cultura española era de notable valor.

   Inició sus servicios docentes como primer Director y docente del Colegio San Luis Gonzaga de la ciudad de Cartago, en curso preparatorio de tres meses, que comenzó el 16 de setiembre de 1869 y luego, el curso ordinario que se inició  el 6 de enero de 1870, al inaugurase este nuevo e importante centro educativo, donde desarrolló una importante labor educativa como Director fundador, que se prolongó hasta 1875.

   De 1879 a 1982 desempeñó la Dirección del Instituto Nacional, aportando a esa institución, todo su entusiasmo de excelente educador y todas sus capacidades de su vasta ilustración. En el año de 1882, visitó el señor Fernández la ciudad de La Habana, con el fin de tomar parte en un concurso de oposición a una cátedra de Lengua hebrea y poder así reintegrase nuevamente al profesorado español.