H I S T O R I A  Y  S O C I E D A D
Boletín electrónico

 


 

Por MSc. Sonia Vargas Fernández*

A finales del siglo XIX, de la mano del liberalismo imperante en la época, surgiío una pequeña masa boscosa en el oeste de la ciudad de San José, la cual formaba parte medidas destinadas a engalanar y adoranar la capital por medio de avenidas rodeadas de árboles. Para inicios del siglo XX, aproximadamente 1915, dicho espacio se bautizó con el nombre de Paseo Colón, desde entonces se conviertió en un lugar emblemático para Costa Rica.

            Este espacio ha sido testigo fiel de la transformación de San José, inicialmente en sus costados se desarrolló el Aeropuerto de La Sabana, el tranvía, el Hospital San Juan de Dios e instituciones emblemáticas como el Asilo Chapuí. Asimismo, la clase alta costarricense hizo de sus alrededores un lugar de residencia, y para mediados del siglo pasado fue también morada de extranjeros en busca de tranquilidad, el Ministerio de Cultura Juventud y Deportes, en su Proyecto Inventario Arquitectónico del Paseo Colón (2001) menciona:

Durante el período que va de 1951 a 1955 la zona del Paseo Colón, sobre todo los Barrios Pitahaya y San Bosco, empezó a recibir un importante contingente de familias de origen judío, provocada muy probablemente por el establecimiento en el lugar del Centro Israelita y la Sinagoga, fenómeno que se acrecentó a partir de la década de 1960 (párr.14).

            Dicha área continúo su desarrollo y para finales del siglo XX ya era bastamente desarrollado, colmado de diversos comercios, bancos, hospitales, y centros de entretenimiento que continuaron facilitando la vida de los josefinos; la modernidad y hasta el lujo se apoderó del lugar. En el presente siglo ha sido testigo directo de campañas políticas multitudinarias, manifestaciones de grupos organizados en busca de logros sociales, pero lo más sobresaliente son las actividades organizadas por la Municipalidad de San José en procura de ofrecer espacios de ocio y calidad de vida a los contribuyentes, como el Desfile de las Luces, el carnaval, un día sin humo y otros; en palabras sencillas el Paseo Colón es parte fundamental en el desarrollo lúdico de miles de personas que abarrotan sus aceras en dichas actividades.

            Es claro reconocer la importancia que para quienes habitan la capital, y en sí, para todos los costarricenses han tenido y siguen teniendo esas quince cuadras, recorrer sus alrededores, admirar el florecer de sus arbustos es una vivencia casi obligada para quienes habitamos este maravilloso país.

Paseo Colón de Costa Rica principios del siglo XX

MSc. Sonia Vargas Fernández. Profesora Catedra de Historia de la UNED. Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.